Bakuman (de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata)

BAKUMAN

 

es una iniciativa que imita al reto de los artistas del , pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.”

 

Reseñoviembre – Día 10 – Palabra: SERIE

 

Obra: Bakuman

Autores: Tsugumi Ohba y Takeshi Obata

Editorial: Norma Editorial

 

Bakuman es una rara avis en muchos sentidos. Por ejemplo, seguramente tiene la virtud de ser ese manga que se ha leído mucha gente que normalmente no lee manga y que ha leído cuatro cosas sueltas en su día, probablemente alguna cosa de Osamu Tezuka y algún shonen de antaño. Bakuman sería uno de los pocos mangas modernos que está leyendo y esto es por un motivo: es un manual estupendo para entender como funciona la industria del shonen en Japón.

 

La historia podría decirse que es una suerte de spokon variedad de jardín en sus fundamentos; esto es, un manga de deportes que ensalza valores como la superación, el compañerismo y la rivalidad sana que hace que los protagonistas mejoren con cada enfrentamiento. El asunto interesante es que “el deporte” en este caso es más bien una práctica artística, la creación de mangas. En resumen, sus protagonistas son dos estudiantes de instituo. Moritaka Mashiro es un dibujante principiante -muy introvertido- con un gran talento, que tuvo un tío que fue mangaka, pero al que le sucedió una tragedia. Su tío es, pues, tanto ejemplo, como camino a evitar. Akito Takagi quiere ser guionista, es extrovertido, tiene una gran cultura de manga y ideas muy locas e interesantes. Mashiro y Takagi van al mismo instituto y en una de esas escenas que pasan en las azoteas de los institutos, se fragua el plan de hacerse mangaka; todo ello con una promesa romántica de por medio hacia una chica, que juega de gancho culebronesco para con el lector.

 

El primer paso para lograr el objetivo es venderle una serie a la Shonen Jump, la revista de manga japonesa y lo consiguen. Y ahí es donde empieza la carrera en esta historia. Aparecen rivales, aparece un gran rival final, aparecen aliados y aparecen dificultades. Como lectores, por el camino, vamos aprendiendo como funciona la industria japonesa, como se decide que series se mantienen tres tras mes publicándose, qué temas son polémicos, qué mecanismos son los más habituales para que una serie atraiga al público, qué tipos de subgéneros existen, como influyen los editores en las historias… y un lista interminable de más cosas. Ohba y Obata tienen el mérito de haber creado una serie entretenidísima y didáctica, especialmente para los lectores occidentales, para los que desconocíamos todos estos aspectos. Y lo más interesante es que lo hacen haciendo un manga “de batallas”. Mes tras mes estamos enganchados viendo que ideas para nuevas series se les ocurrirán a Takagi, estamos tensos ante la llegada de los resultados de las encuestas y flipamos con las páginas de las series incluidas dentro de esta serie.

 

Por todos estos aspectos, Bakuman es un manga muy recomendable, porque no solo es una buena obra en si misma, sino porque abre las puertas a conocer el mundo del manga en si y saltar desde ella a otras obras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s