Sunstone Vol.1 (de Stjepan Sejic)

ssuns001_0

 

 

 

#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.”

 

Reseñoviembre – Día 22 – Palabra: LÁTEX

 

 

Obra: Sunstone Vol.1

Autor: Stjepan Sejic

Editorial: Evolution Comics

 

Para hablar de la obra que nos ocupa hoy y abordar la página en blanco, me sale hablar de mis prejuicios iniciales hacia ella. Esto me parece algo irónico dado que uno de los aspectos del cómic es como revienta prejuicios. Es algo de lo que hablaré en breve, pero digamos que me apetecía hablar de esto primero un poco a modo de penitencia, quizás. Porque de primeras el Sunstone de Stjepan Sejic hacía gala de un estilo narrativo que me echaba hacia atrás; y su tema, a priori, no  me causaba mucho interés.

 

Sunstone es una serie de cómics sobre dos chicas que descubren el BDSM. Se conocen previamente a base de hablar vía redes sociales, comparten esta afición (una de ellas ya ha tenido algunos escarceos en el tema). Así que deciden conocerse en persona y probar. Se asignan roles (ama-dominante y sumisa-esclava) y acuerdan la palabra de seguridad. De esta forma, Sunstone se convierte en una suerte de libro-guía de iniciación al BDSM y en la historia de dos personas que se enamoran. Esto es, un cómic romántico. Sí, romántico. Sunstone a priori parece o puede crear en la idea en el lector de que por referirse al sexo es un cómic pornográfico (no hay nada de sexo explícito, al menos hasta donde he leído). Sí que podríamos considerarlo un cómic erótico por ciertas estampas que incluye a lo largo de la historia. Pero más que un cómic sexual es un cómic sobre el sexo o sobre la sexualidad, además de un cómic sobre dos personas que empiezan a enamorarse a partir de conocerse practicando una actividad. Una actividad que está tratado en sus páginas con la misma naturalidad como si se hubieran conocido en un curso de cocina o jugando a beisbol. El primer prejuicio que rompe Sunstone es el del BDSM como una práctica de gente “rara” o “extraña”. La forma en la que Sejic nos la presenta es prácticamente costumbrista, sin excesivos aspavientos. Incluso no se recrea en las prácticas en si. Te explica como los protagonistas consiguen sus instrumentos -lencería de látex, cadenas, camas con argollas- y te explica con detalle las normas del juego y los principios de respeto mutuo. Pero no hay nada de escabroso, ni denigrante en el relato. Esto destaca porque en otras ficciones -pornográficas o no- sí que se ha retratado la práctica del BDSM o el uso de sus atuendos como algo ajeno a la normalidad, vestido de clandestinidad e incluso violencia.

 

Comento todo esto porque me parece que Sunstone sería una obra de esas que “hoy no se podría publicar”. Y lo digo desde la intención de darle la vuelta al rancio comentario. Con todas sus florituras románticas y su visión positiva del sexo, creo que está mucho más cerca de retratar la realidad de como dos personas se acercan a esta disciplina que la visión dominante que se ha dado de ella en cine, literatura y cómic. El BDSM desde una perspectiva amable, sin darle el enfoque oscuro, no vende. O al menos no vendería en ese público que pide esa caricaturización grotesca para su disfrute personal, el morbo de poder observarlo y al mismo tiempo decir “yo soy normal, ellos no”. El mismo público que sigue pidiendo ese tipo de obras y alega que ya no se podrían publicar, cuando su visión de la disciplina era y -todavía es- la dominante. Sunstone, por desgracia, es la excepción. Pero por suerte, ha conseguido ganarse muchísimos lectores y se ha granjeado un éxito que ha llevado a la serie hasta su séptimo volumen. E incluso con algún spinoff.

 

Decía al principio que quien escribe estas líneas tenía algún prejuicio hacia la obra. El estilo de dibujo de Sejic, se me hacía demasiado variedad de jardín en una obra que yo también pensaba que sería predominantemente erótica y que acabaría derivando en la reproducción de ciertos estereotipos. Y el estilo de narrativa con monólogo interior en voz en off llenaba las páginas de una forma que, en ocasiones, reducía la narrativa visual. Sin embargo, las recomendaciones de colegas me animaron a la lectura del cómic y, una vez zambullido en ella se fueron difuminando esos aspectos. Por un lado porque Sejic hace un buen desarrollo de personajes que hace que enseguida te intereses por ellos. Por otro porque su relato de las experiencias es realmente interesante. Y la evolución de la historia de amor entre las protagonistas, engancha. Y además, vemos también que su dibujo es algo más que pin-ups eróticos. Hay expresividad en las caras y los gestos de sus personajes, hay vida más allá de las poses. Por todos estos motivos, vale la pena de que si, como yo, teníais prejuicios al respecto de Sunstone, os acerquéis a echarle un vistazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s